Despido del trabajador jubilado.

Trabajador en condiciones de jubilarse. procedimiento.

Cuando el trabajador reuniere los requisitos necesarios para obtener el beneficio jubilatorio, el empleador podrá intimarlo a que inicie los trámites pertinentes extendiéndole los certificados de servicios y demás documentación necesaria a esos fines (art. 252 LCT).

A partir de ese momento, el empleador deberá mantener la relación de trabajo hasta que el trabajador obtenga el beneficio y por un plazo máximo de 1 año. Este plazo anual, se cuenta desde la entrega al trabajador de la documentación necesaria para que pueda iniciar los trámites jubilatorios.

Si el trabajador inicia espontáneamente los trámites jubilatorios, el plazo de 1 año mencionado en el párrafo anterior, debe computarse a partir de que el empleador cumple con su obligación de suministrar los certificados de servicios.

Concedido el beneficio, o vencido dicho plazo, el contrato de trabajo quedará extinguido sin obligación para el empleador del pago de la indemnización por antigüedad.

La intimación a que se refiere el primer párrafo de este artículo implicará la notificación del preaviso de ley, cuyo plazo se considerará comprendido dentro del término durante el cual el empleador deberá mantener la relación de trabajo.

Trabajador jubilado que reingresa a las órdenes del mismo empleador.

En caso de que el trabajador titular de un beneficio previsional, volviera a prestar servicios en relación de dependencia, el empleador podrá disponer la extinción del contrato, con obligación de preavisar al trabajador y abonar la indemnización en razón de la antigüedad que le corresponda. En este supuesto, sólo se computará como antigüedad, el tiempo de servicios posterior al reingreso y no la antigüedad hasta la fecha de su desvinculación anterior (art. 253 LCT).

Trabajador que se jubila y continúa prestando servicios para el mismo empleador.

En caso que el trabajador jubilado continuara trabajando para el mismo empleador, sin que haya mediado extinción formal del contrato de trabajo y se produzca el despido del mismo posterior a la jubilación, sólo se computará como antigüedad, el tiempo de servicios posterior a la jubilación y no la antigüedad hasta la fecha de su desvinculación. Esto, se resolvió en el fallo plenario nro. 321 de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo caso “Couto de Capa” -junio de 2009-, que consideró la jubilación como fin de la relación laboral, determinando que los trabajadores que siguen prestando servicios sin interrupción a las órdenes del mismo empleador, sólo podrán reclamar indemnización por el nuevo período. En el mismo sentido lo resolvió la Suprema Corte de la Pcia. De Bs. As. en el caso “Liptak c. Roberto Bottino SA” del 5-05-2010.